Aunque la Navy Chair está realizada de forma casi artesanal, una de los elementos que en decoración me da más sensación de industrial es esta silla de Emeco. De hecho, me parece muy extraño que viviendo este momento en que la inspiración industrial,esta en todos lados, todavía no se haya puesto de moda como otras piezas. Quizá esto sea porque por ahora no se ha encontrado una manera económica de hacer replica de este modelo que de buen resultado en calidad.

VIA



RECONOCELA

 

 En España es comercializada por Wikinsa

 
 

HISTORIA

 
Esta silla fue encargada por el gobierno estadounidense a la Electric Machine and Equipment Company (Emeco) que se encuentra en Pennsylvania, Estados Unidos, en el Año 1944. Sería parte del mobiliario que utilizaría la marina en submarinos y buques en plena 2º Guerra Mundial.
 
 
En el contrato se dice que se pedía expresamente al fabricante que “tenia que ser capaces de resistir explosiones de torpedos” y vaya que si lo consiguió. En una feria de muebles de Chicago, el creador de la misma, confiaba tanto en ella que la tiro desde el sexto piso de un edificio. Solo tuvo unos rasguños.
 
 
 
De hecho, la mayoría de las sillas de la época se encuentran en nuestros días en perfecto estado y la gente las puede comprar en mercadillos en los EEUU. No obstante, la silla se sigue fabricando en la misma empresa aunque con muchísimo menos personal y una producción mucho mas pequeña. Eso si… se ha ampliado la producción con distintos modelos que parten de la silla inicial y diseñadas por grandes nombres del diseño de ahora.
 

EL MATERIAL Y SU PRODUCCIÓN

Esta silla esta realizada con un 80% de aluminio reciclado. Es anticorrosiva, incluso en situaciones en las que hay salitre, muy ligera y muy resistente,  con una durabilidad de 150 años y en fabrica ofrecen una garantía de por vida. 


VÍA

 

Su producción se realiza de forma casi artesanal y  dura 2 semanas con un total de 77 pasos. dentro de estos pasos los mas básicos son la formación, soldadura, pulido, tratamiento térmico y acabado anonizado. Todo ello para conseguir una silla con material reciclado y una terminación impoluta, que llega a la perfección, en mi opinión.


 

 
 
 
 
 




 
 
 
 
 

Suscribete a nuestra Newsletter

Estarás a la ultima en decoración y obtendrás los DIY más originales.

Bravo! ya te has suscrito.